Especialista en tratamiento anti-corrosión

Galvanización y termolacado

  • Français
  • Anglais
  • Espagnol

¿Por qué tenemos que galvanizar?

La galvanización en caliente aporta una protección notable contra la corrosión.

Este procedimiento industrial consiste en sumergir piezas de acero en un baño de zinc fundido a 450°C, que, tras preparar la superficie minuciosamente, confiere al revestimiento obtenido una longevidad excepcional en los entornos de utilización más variados.

Las ventajas de la galvanización

  • Una longevidad excepcional, a menudo, más de 50 años.

  • Protección total externa e interna como resultado de la inmersión completa de las piezas galvanizadas en el zinc fundido.

  • Protección de sacrificio en caso de daños del revestimiento, a través del efecto de cicatrización que se produce entre el acero y el zinc.

    Galvanisation
  • Resistencia única al impacto y abrasión ya que el zinc está unido metalúrgicamente al acero.

    Galvanisation
  • Rendimiento económico sin rival debido al largo tiempo antes del primer mantenimiento y a la baja velocidad de corrosión del zinc.